BELÉN DE MECERREYES 2018

HOSPITAL DE LA VILLA

 

¡ Bienvenidos a contemplar el BELÉN DE MECERREYES !

Esta “preciosa aventura” que comenzó hace 32 años (30 en la ubicación actual, debajo del Coro), no sólo sigue adelante, sino que progresa, cada año introduce novedades.

En este 32 Aniversario, la novedad salta a la vista un magnífico “mural” de Mecerreyes de 14 metros, como fondo y recogiendo todo el Belén.

 

       ** Pero la pregunta y novedad de todos los años, sigue siendo ¿y dónde nace este año el Niño?

 

Pues en este 32 Aniversario, hemos caído en la cuenta que el sitio lógico, tenía que ser el  HOSPITAL  “para pobres y peregrinos, asistido y mantenido por los vecinos de la Villa”  (según narran los viejos legajos del Archivo Municipal)

Y ese Hospital estaba situado en la casa de Fausti y José (por lo menos en el siglo XVIII), que reproducimos fielmente, tal como se conservaba en los años 60.

Así que alegres y llenos de gozo, María y José salen a la puerta del Hospital, para mostrar al pequeñín a los buenos guiletos que les acogen….

El buey y la mula –siempre discretos– se retiraron al callejón contiguo, mientras la vida sigue en la plaza llena de gentes y, sobre todo de niños, o sea, de vida alegría y bullicio…

Seguro que los de la matanza de al lado, les pasaron un poco de “caldo mondongo” (el de cocer las morcillas) y una “ración”, a aquellos forasteros.

Y claro, los del horno de pan cercano no iban a ser menos, una “hogaza churruscante”

Contempla despacio las cerca de 200 figuras (sin contar animales) que dan vida calor y color a este tradicional Belén Guileto

 

Algunos detalles :

En primer plano una típica casona de Mecerreyes (en este caso la del “tio Martin”), puedes asomarte por las ventanas y claraboya y contemplar las habitaciones amuebladas y la típica cocina guileta donde se orea la matanza.

 

El año pasado le pedíamos al Niño agua, y el año fue bueno: puedes contemplar desde el “soñado” río Laurel, pasando por las pozas, pilón, fuente de le Ermita y fuente del “tío Robustiano (al lado del Hospital)

Destaca también este año (a tu izquierda) un precioso colmenar con sus colmenas (normales y de “Dujo” (tronco hueco), el “casete” el apicultor trajinando y hasta tarros de rica miel.

Labores tradicionales, pastores, leñadores, aguadores, labradores y -por supuesto- el Anuncio  a los Pastores (el Ángel detrás de la cascada de agua) y sus Majestades fieles a la cita con el Niño de Belén, que se acercan por medio del pueblo.

 

Gracias por tu visita. Gracias a los que hacen posible este Belén de Mecerreyes.

 

Por último, pedimos al Niño de Belén, acogido en el Hospital de la Villa de Mecerreyes, que seamos siempre acogedores y solidarios.  Que nos conceda Paz y Amor para el Nuevo Año

                                                                               Feliz Navidad