ESCUELA PÚBLICA SAN MARTÍN

Este cartel luce todavía en las remozadas escuelas de Mecerreyes, ahora recinto multiusos.

Sus paredes seguro están impregnadas de alguna esencia de los que desde 1970 hemos pasado por sus cuatro aulas, y seguro también que en nosotros permanecen en la memoria entrañables recuerdos de cómo estaban decoradas, de lo bien que lucían todos los trabajos que exponíamos a final del curso para que el mejor público posible (nuestros padres) vieran y compararan; dibujos con tiralíneas, trabajos de madera, costura, ganchillo, cuadros de mosaicos, conectores con pilas de petaca… Aprendimos a reutilizar, reciclar y reducir, las ventanas lucían hiedras y  geranios  que nosotros plantábamos y cuidábamos.

Estas paredes también recordarán nuestro guirigay y las voces de los que lo aplacaban, nuestros maestros.

Yo, que soy de la quinta del 63, recuerdo con un cariño muy muy especial al matrimonio Esteban Hernando y Begoña Zamanillo. Cuando empecé 5º curso cambió el sistema educativo, la EGB hizo que los profesores se reinventaran, y como a ellos les parecía un poco light, lo implantaron a su manera. ¡Y qué manera!

D.Esteban y DªBegoña

D.Esteban y DªBegoña

Teníamos muchas escaseces, todavía no se hablaba de “recortes”, pero la gran mayoría de nosotros fuimos becados y sobresalimos académicamente allá por donde fuimos.

No contaban las horas que nos dedicaban, ¿recordáis las permanencias, la excursión al Monasterio de Piedra en el autobús de Marcos? Cada dos asientos íbamos tres niños, vimos nuestra primera película en el cine, “Más bonita que ninguna” de Rocío Durcal. ¡Y tantas otras cosas!

Fueron un referente de cómo hacer mucho con tan poco.

En cada clase había dos cursos, unos doce por curso, los libros eran del colegio, cinco libros por cada asignatura, en el estante del armario estaban apilados por asignatura, y al pie de la pila, unas hojitas con preguntas.

En la pared un estante con una carpeta numerada por alumno.

Los lunes explicaban Lengua, Matemáticas, Historia, Ciencias…, y los dos cursos escuchábamos.

De lunes a viernes cada niño se llevaba a casa dos libros diarios, debía hacer un resumen de cada una de las lecciones que tocaban, llegabas a clase dejabas el resumen en la mesa del profesor, dejabas los libros en el armario, cogías las preguntas y en silencio te ibas a tu mesa, contestabas las preguntas y dejabas tu control en la carpeta del estante, repetías el proceso con la segunda asignatura. No podías copiar porque tu compañero seguro estaba haciendo una asignatura distinta a la tuya pues no había libros suficientes.

Los profesores se pasaban corrigiendo los resúmenes y los controles que dejábamos en nuestras carpetas, si no entendías algo, ibas a su mesa y te lo explicaba individualmente, si eras un vaguete, y no te daba tiempo a hacer todas las asignaturas de martes a viernes, te lo preguntaban oralmente.

Esteban era el profesor de ciencias y Begoña de letras, todavía recuerdo las canciones en francés.

Cada trimestre hacían un control de todo lo visto, no teníamos ordenadores, ni pizarra digital, ni calculadoras, pero sus tizas hicieron verdaderos milagros.

Supieron inculcarnos que la cultura nos haría libres para elegir nuestro futuro. Nuestros padres tenían muy claro que querían ese futuro para nosotros, y nosotros no deseábamos el presente que nuestros padres estaban viviendo.

Esta fórmula tan válida para los años 70 ahora es una utopía,

Por muchos recortes que haya en todas las aulas hay muchísimos más recursos que en nuestra época, estos recursos ponen muy fáciles las cosas a los alumnos,  el choque con la realidad cuando acaban el ciclo escolar es inmenso, muchos volverán al campo, a nuestros campos para ganarse la vida como lo hicieron nuestros padres hace cuatro décadas.

D. Esteban y Dña. Begoña tuvieron la oportunidad de terminar su vida laboral en distintos colegios de Burgos, donde también fue reconocido su trabajo.

Cuando les veo, me transmiten el orgullo que sienten por cada uno de los éxitos que hemos cosechado, saben de nosotros, de nuestras familias…

No quisiera que pasara más tiempo sin hacer público mi agradecimiento a estos dos MAESTROS que tuvieron el coraje de hacernos PERSONAS.

Es una pena que al igual que carreteros, capadores, carboneros, confiteros, panaderos y otros tantos, el oficio de MAESTROS  sea unos de los oficios perdidos en Mecerreyes.

Con mucho cariño.

Femi

Mecerreyes 2013

Mecerreyes 2013

****************************

Nos unimos a este cariñoso recuerdo a D.Esteban y DªBegoña, reproduciendo la Entrevista realizada a “Los Maestros” en otoño del año 1985 para que desde esta Web reciban nuestro sencillo pero sincero homenaje:

REVISTA MECERREYES, Nº3 – Año I.  OTOÑO 1985 (Pag, 2 a 4) Dibujos: Marcos González y Luis Carlos Diez

Revista Mecerreyes nº 3

Revista Mecerreyes nº 3

“LA ESCUELA”

Está más que demostrado que la educación en los primeros años, es clave en la vida de una persona.

Este número pretende ser un pequeño homenaje -somos conscientes de que nos quedaremos cortos- a nuestro maestro.

Ya desde pequeñitos fuimos a la que cariñosamente llamábamos escuela “cagona”, donde aprendimos a convivir y las primeras letras. Siempre recordaremos a la “Señora”.

Luego con miedo, con el traje de domingos y con mucha ilusión, entrábamos a la Escuela de la mano de nuestra madre y con la cartilla y la pizarra bajo el brazo, ¡que envidia nos daba la “enciclopedia gorda” de los mayores!.

No queremos poner nombres -nos dejaríamos alguno- pero a todos, a todos los que gastaron su vida por nosotros y nos enseñaron a ser hombres o mujeres plenamente:

¡ G R A C I A S !

Enrevisa a los Maestros

ENTREVISTA A LOS MAESTROS

Don Esteban Hernando Lázaro y Dª Begoña Zamanillo Villanueva, son los actuales maestros de Mecerreyes. Están casados y tienen dos hijos: Esteban y Fernando, compañeros de juego y de clase de los que somos más jóvenes. Pero será mejor que ellos mismos se nos presenten:

Somos los “maestros de Mecerreyes” un matrimonio formado por Esteban y Mª Begoña, que nacimos en Arauzo de Torre y Sotopalacios, ambos en la provincia de Burgos. Realizamos los estudios de Bachiller en Aranda de Duero y Burgos y los de Magisterio en Burgos.

¿Cuáles fueron sus primeros destinos? ¿Coincidieron alguna vez los dos?

Nuestros primeros destinos fueron a finales y principio del años 59 en Tubilla del Lago y Arreba, y luego de unos a otros pueblos coincidimos por “primera vez” en Santibañez Zarzaguda; nuevamente en diversos destinos en las provincias de Madrid y Burgos, y fue entonces cuando nos casamos, teniendo Begoña y destino definitivo en Mecerreyes, curso 1964-65 y Esteban en Madrid, lo que hizo que nuestro primer año de casados estuviéramos destinados en La Cabrera (Madrid) donde nació nuestro primer hijo, 1966 y al año siguiente nos vinimos definitivamente a “Nuestro Mecerreyes” donde nació nuestro segundo hijo 1967, por lo que llevamos 21 y 19 años cumplidos viviendo en este pueblo.

Sobre el hecho de que haya habido en Mecerreyes una escuela de párvulos ¿qué opinan?

En aquellos primeros años había 4 maestros y un promedio de 36 a 40 alumnos por clase, además de una “señora” que recogía a los menores de 6 años, incluidos nuestros hijos, por que aprovechando esta oportunidad, en nombre de todo el pueblo y en el nuestro propio, agradecemos a esta “Señora” esa labor amorosa que hizo, tan callada como hermosa, enhorabuena “Señora Anuncia”, es nuestro homenaje y gratitud, aunque nunca fue reconocida como escuela de párvulos, los niños empezaban a aprender a convivir, las primeras letras y números, que hacía posible no empezar desde “cero” y era una buena ayuda para los maestros.

¿Nos pueden contar alguna anécdota vivida en Mecerreyes?

Durante estos años en que nos hemos dedicado con toda nuestra alma y seguiremos haciéndolo, a la enseñanza de la futura juventud, mientras que las fuerzas nos acompañen y las circunstancias lo permitan y ¡que maravilla! ¡gracias a Dios! en nuestra hoja de servicios no consta ni un sólo día de permiso, incluso en el embazado de los hijos. Nos ocurrió que en el 2º hijo vino por aquí la Inspectora y viendo a Begoña en tan avanzado estado se la llevó en su propio coche por temor a que la criatura naciera en la escuela.

Otro caso que nos ocurrió fue que un hermano de la Salle, de los que van reclutando niños,  se acercó por aquí sobre la 6 y media de la tarde, pensando en hablar a los maestros sobre su misión, quedando muy sorprendido al encontrar a los maestros y a los niños aún en clase, trabajando normalmente como si fueran las 4 de la tarde, y su expresión: “Si no lo veo no lo creo”.

Se nos ocurre una pregunta ¿cuántos años les quedan, como maestros en Mecerreyes?

Las circunstancias y la sociedad decidirán el tiempo que aún nos queda por desarrollar nuestra labor en “nuestro pueblo”, tengamos en cuenta que de los 160 niños que había en principio han quedado reducidos a 35 para el próximo curso.

¿Cómo ha cambiado la escuela (en general) en Mecerreyes, desde los primeros años hasta ahora, en cuanto a: sistema educativo, medios, material, ambiente, etc. ?

En todo este tiempo ha habido cambios, desde la enseñanza mixta, sin diferenciación de sexos, que favorece el compañerismo, la convivencia y desaparición de ciertos tabúes, hasta las enseñanzas por ciclos, etc, etc.

En cuanto a la forma de enseñanza hemos procurado siempre estar lo más actualizados posible, y al margen de todo cambio, asistiendo a cursos de actualización, cursillos, simposios, convivencias, etc. de donde sacamos lo más interesante y los adaptamos a vuestras características, tan es así que los nuevos métodos, sistemas, etc, van dirigidos hacia lo que siempre hemos pretendido en nuestras clases, tales como: formar el alumno, enseñarle a estudiar, a formar su responsabilidad y aprender a que el maestro es una ayuda, un guía en su formación, un amigo que ayuda a resolver sus dudas, no el que tiene la obligación de resolverlas, que también se equivoca, que no es un superhombre y tiene que saberlo todo y aunque lo sepa, no ha de demostrarlo.

Escuela Mecerreyes

.

.

Es evidente que el influjo de las llamadas “autoridades” en los pueblos, ha cambiado. En lo que les atañe ¿creen que ese cambio a sido positivo o negativo?

Nunca hemos pretendido sobresalir sobre los demás, ser el centro de atención, pero tampoco nos hemos dejado “pisar” por nadie, no nos hemos arredrado ante problemas y siempre hemos encontrado, y nos encontramos, satisfechos aquí, pues la escuela nos gusta y a ella nos hemos entregado en todo momento y seguiremos haciéndolo, nos importa lo que ocurre a nuestro alrededor, lo que demuestra que eso de “autoridades” nunca nos hemos considerado como tales, ni tampoco nos va ese apelativo.

Desde hace años, se viene rumoreando el posible traslado de los niños a una concentración escolar ¿qué nos pueden decir sobre esto? Ventajas e inconvenientes desde el punto de vista escolar y familiar.

Respecto a las concentraciones escolares, os vamos a dar nuestra opinión, tiene sus ventajas e inconvenientes, más segundos que primeros, pues trae la desolación de los pueblos; la masificación escolar, que nunca es buena, ya que anula la personalidad del alumno y las relaciones entre alumno y profesor; desaparece la convivencia familiar, tan necesaria siempre y más ahora, muchos de los niños de las concentraciones sólo son vistos por sus padres, en muchas ocasiones, cuando duermen.

Entre las ventajas podemos citar: la ampliación de amistades y las relaciones con los niños de otros pueblos y un conocimiento más amplio de algunas enseñanzas complementarias, pero puede ocurrir que nuestras concentraciones se conviertan en malos institutos.

Según los métodos pedagógicos actuales (y de siempre) es clave la colaboración de los padres en la educación de los hijos ¿creen que los padres colaboran suficientemente? ¿qué les pedirían?

La presencia de los padres ha sido, es y será imprescindible en cualquier sistema educativo, lo que ocurre es que ahora está de moda, pero su colaboración es necesaria siempre ya que a través de ellos se puede conocer mejor al niño, que es a quien se está formando, es el sujeto activo y pasivo de la educación, la pena es que muchas veces los padres se toman atribuciones que no les competen y estorban o perjudican la formación de sus propios hijos.

Nos quedan algunas preguntas en el tintero, como por ejemplo: ¿Cuál es su opinión sobre el nivel cultural de los guiletos y que perspectivas ven de futuro? ¿Qué recuerdos tiene D.Esteban de su experiencia como Alcalde? etc… pero no queremos abusar de su amabilidad. Así pues, gracias por su labor en estos casi 20 años al frente de la Escuela de Mecerreyes y que sigan trabajando con la ilusión y el ánimo de siempre. Y aprovechando la ocasión, nos atrevemos a decirles que contamos con su colaboración para esta pequeña tribuna de cultura que pretende ser la Revista “Mecerreyes”. Repetimos nuestro más sincero agradecimiento por la labor educativa que han hecho, hacen y esperamos sigan haciendo por muchos años. ¡GRACIAS!

Niños

Niños

*****************************

(Revista Mecerreyes, Número 12, Año III de 1987, página 41)

DESPEDIDA

El pasado día 8 de julio, tuvo lugar en el Centro escolar, la despedida de Dña. Begoña como maestra de Mecerreyes.

Asistieron al acto el Inspector de la Zona de Lerma y la Jefa de Programación Escolar (en representación del Director Provincial); así como nuestro Concejal de Cultura, Secretario, Alcalde saliente, Cura Párroco y Médico, padres, familiares y por supuesto los alumnos.

Dña. Begoña, se despidió emotivamente, recordando sus 23 años en nuestro pueblo; agradeciendo el apoyo de todos, pidiendo disculpas por sus errores y deseando suerte para los niños en los próximos años.

A continuación, quedó abierta una magnífica exposición a base los trabajos realizados por los escolares.

Por nuestra parte, como alumnos tuyos que fuimos y desde esta Revista, os decimos: Gracias Begoña, Gracias Esteban. No os olvidaremos.